“(…) Recent World Summits on the environment have not lived up to expectations because, due to lack of political will, they were unable to reach truly meaningful and effective global agreements on the environment.” (LS, 166)

praised be 03-11.jpg

The United Nations has organized twenty Climate Summits since the Rio Summit of 1992, and the progress made since then to halt the gradual increase in the average temperature of the earth, which threatens all life on the planet, has been minimal.  Now, there has been some progress, because in the early years there were many countries that denied the existence of climate change.  Recently it was discovered that Exxon Mobil, a major US oil company, knew what the consequences would be of burning its product back in the eighties, but instead decided to ignore them to safeguard their profits. Many governments chose to believe in their business for too long.

Sigue leyendo

Anuncios

“(…) Las Cumbres mundiales sobre el ambiente de los últimos años no respondieron a las expectativas porque, por falta de decisión política, no alcanzaron acuerdos ambientales globales realmente significativos y eficaces”. (LS, 166)

Veinte Cumbres sobre el Clima lleva la ONU desde la Cumbre del Río de 1992, y los avances para frenar el aumento gradual de la temperatura promedio en la Tierra, que amenaza a toda la vida en el planeta, han sido pocos. Ahora, algo de avances hubo, porque en los primeros años había muchos países que negaron la misma existencia del Cambio Climático. Recién se descubrió que Exxon Mobile, gran petrolero estadounidense, ya sabía cuáles iban a ser las consecuencias de la quema de su producto en los años ochenta, pero decidió negarlas para salvaguardar sus ganancias. Muchos gobiernos eligieron demasiado tiempo creer en sus empresas. Sigue leyendo

“La conversión ecológica que se requiere para crear un dinamismo de cambio duradero es también una conversión comunitaria.” (LS, 219)

Mostrando alabadoseaschile21.jpg

En medio de la crisis medioambiental que nos agobia parece increíble, absolutamente sin razón, la pasividad que embriaga a gran parte de los chilenos y chilenas. Sólo en los últimos cinco años hemos vividos los efectos del cambio climático, pasando de una sequía extrema a inundaciones y aludes en las regiones de Atacama y Coquimbo o las alteraciones en las temporadas de verano e invierno, solo por citar un par de ejemplos. Hoy, la demanda para pasar de la preocupación a la ocupación, de la pasividad a la acción, ha tomado forma en el llamado “urbi et orbi” a una “conversión ecológica”, que se ha expresado principalmente en ser activistas verdes. Sin embargo, la conversión es más allá de eso, es reconocer que estamos instalados en la Tierra, en este maravilloso planeta azul. Somos parte del nomos de la tierra, esto es, de un lugar en este mundo que, querámoslo o no, deriva nuestra identidad planetaria, global. Debemos despertar de nuestro letargo y vivir una transformación, un cambio, una mudanza de nuestros hábitos y prácticas. Este es el primer paso de la conversión ecológica: darnos cuenta de que también somos Medio Ambiente; este es nuestro entorno donde nosotros y nosotras somos su entorno, su construcción ética. Sigue leyendo

“All of us can cooperate as instruments of God for the care of creation, each according to his or her own culture, experience, involvements and talents.” (LS,14)

praised be 07-09

The german political thinker Hannah Arendt, when defining the meaning of politics, argues that it is based on the plurality of human beings as well as being with each other through this diversity.  Many times we forget that this is what living together in society is all about.  Also, when we think about politics, we put the responsibility onto the authorities to bring about the changes we want for a better future.  However, when it comes to the care of creation, we have no excuses, since, as we are all part of this Earth, each and every one of us has been responsible for the damage we have caused.

Sigue leyendo