“La conversión ecológica que se requiere para crear un dinamismo de cambio duradero es también una conversión comunitaria.” (LS, 219)

Mostrando alabadoseaschile21.jpg

En medio de la crisis medioambiental que nos agobia parece increíble, absolutamente sin razón, la pasividad que embriaga a gran parte de los chilenos y chilenas. Sólo en los últimos cinco años hemos vividos los efectos del cambio climático, pasando de una sequía extrema a inundaciones y aludes en las regiones de Atacama y Coquimbo o las alteraciones en las temporadas de verano e invierno, solo por citar un par de ejemplos. Hoy, la demanda para pasar de la preocupación a la ocupación, de la pasividad a la acción, ha tomado forma en el llamado “urbi et orbi” a una “conversión ecológica”, que se ha expresado principalmente en ser activistas verdes. Sin embargo, la conversión es más allá de eso, es reconocer que estamos instalados en la Tierra, en este maravilloso planeta azul. Somos parte del nomos de la tierra, esto es, de un lugar en este mundo que, querámoslo o no, deriva nuestra identidad planetaria, global. Debemos despertar de nuestro letargo y vivir una transformación, un cambio, una mudanza de nuestros hábitos y prácticas. Este es el primer paso de la conversión ecológica: darnos cuenta de que también somos Medio Ambiente; este es nuestro entorno donde nosotros y nosotras somos su entorno, su construcción ética.

El segundo paso de la Conversión es “acción”, praxis, es saber hacer. Una vez que reconocemos nuestra identidad, hay ciertas exigencias que se derivan de esta: Dar, cuidar, mejorar y convivir. Dar es darse a los demás, a los proyectos comunitarios, escolares, en fin, participar en iniciativas pro Medio Ambiente. El cuidado de nuestro entorno es una dimensión ligada de modo inmediato a nuestra subjetividad, a nuestro ser persona: cuidamos aquello que nos permite mantenernos vivos, aquello que es fuente de salud, de porvenir. En ese sentido, ningún animal conocido destruye intencionalmente su hábitat. Hasta donde sabemos, todos practican el cuidado del medio donde habitan, viven, existen. No es necesario el ejercicio de la razón especulativa para discernir lo importante que es cuidar el agua, la energía, los alimentos, la higiene. En fin, todo lo que nos genera un espacio vital, bioético.

Por otro lado, una “conversión ecológica” significa disfrutar y ser partícipe de la gracia. Una gracia que es dada como un regalo de Dios, de la Madre Tierra. Por tanto, no se nos exige nada a cambio, sino que el disfrutar de lo que se nos es dado. Esto implica que esta conversión es volver a los orígenes, de vivir la fiesta que ofrece la naturaleza y de aprovechar las oportunidades que ésta nos entrega gratuitamente. De disfrutar lo sencillo sin exigencias éticas: de ver cómo de una semilla germina el brote que da la vida a un árbol, de ver cómo la larva deviene mariposa, de cómo los ríos transportan el agua de la vida.

Pero como toda conversión, es un compromiso ineludible que dice relación con la conservación y la expansión de la vida. Desde el pasto de la plaza hasta los grandes espacios vacíos demandan nuestra capacidad de mejorar la calidad de vida para integrarla de manera digna al futuro. Un eje fundamental en la conversión ecológica, quizás su ethos, es el saber convivir. Vivir junto al otro, la otra, las otras, los otros. También con la naturaleza y los medios que permiten su subsistencia. He aquí el desafío radical de la conversión ética: abandonar nuestro egoísmo para comprometernos con más y mejor vida para todas y todos. Es un trabajo que desde diversos espacios en Chile se ha buscado construir: desde los ecobarrios que constituyen una instancia de conversión y disfrute comunitario, hasta las organizaciones medioambientales donde los activistas han hecho de su lucha por la creación un estilo de vida.

Colaboración: Sergio Prince, Doctor en Filosofía Política, Universidad de Chile.

¡ Difunde y comparte esta información !

#AlabadoSeasChile

Twitter: @ceccchile

Facebook: https://www.facebook.com/ceccchile

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s