“¿Quién ha convertido el maravilloso mundo marino en cementerios subacuáticos despojados de vida y de color?” (LS, 41)

alabado seas 25-10

Hoy, la codicia, la falta de visión, educación y democracia, están convirtiendo a nuestros mares y océanos en cementerios subacuáticos, despojados de vida, oxígeno y color. Nuestro Madre la mar es cada vez mas caliente, mas ácida y con menos oxígeno, producto de los efectos del cambio climático, y menos biodiversa.

Es irónico que el lugar donde se inició la vida, está siendo destruida a pasos agigantados por una especie recién llegada en la historia del planeta Tierra, perdón, planeta Agua, si tenemos en cuenta que el 70% de sus superficie esta cubierta por océanos que son los que mantienen la vida en este alejada provincia de nuestro sistema solar.

La sobreexplotación pesquera, la contaminación química y orgánica, la pesca ilegal y los efectos del cambio climático global, han reducido a la mitad la biodiversidad marina del planeta en el período 1970 y 2015. Esto quiere decir que en tan sólo una generación, la codicia e irresponsabilidad humana y sus sistemas políticos, económicos y sociales han saqueado los océanos , capturando mas peces, crustáceos, moluscos, cefalópodos, algas, mamíferos, reptiles y aves marinas que su capacidad de reproducirse, mientras que por otra parte millones de toneladas diarias de plásticos y residuos urbanos e industriales, contaminan y destruyen sus áreas de reproducción, crianza y alimentación.

Las principales especies comerciales como atunes, merluzas, bonitos, caballas y pez espadas, evidencian caídas poblacionales promedios de un 74% mientras los grandes predadores, tales como tiburones, han disminuido en un 90 por ciento, alterando gravemente las cadenas tróficas oceánicas.

En algunos casos esta situación es demoledora como es el caso de Chile, donde el jurel ( Trachurus murphiyi), principal pesquería chilena o de la merluza común ( Merluccius gayi gayi) o “pescada”, el pez de mayor consumo popular, han perdido en los últimos veinte años mas del 70% de su tamaño poblacional en las aguas del Pacífico suroriental, uno de los cinco áreas marinas mas productivas del planeta

No hay que olvidar que el 15% del suministro mundial de proteína animal proviene de los océanos , donde alrededor de 20 millones de pescadores artesanales, sus familias y comunidades dependen de las capturas de peces, crustáceos y moluscos , así como de las cosechas de algas.

Jesús no multiplicó los cinco panes y dos peces, si no que lo que sucedió es que los dividió infinitamente para compartirlos solidariamente, y hacer el milagro de que alcanzara para todos.

Esta es una de las enseñanzas de la mayor vigencia para el desafío de la protección de la Vida, ya que continuar con la lógica extractivista de la multiplicación infinita de los peces, sólo significará profundizar la sobreexplotación y el colapso marino. Sólo el compartir comunitaria y justamente lo que responsablemente se ha tomado prestado, permitirá conservar la vida en nuestros mares y océanos.

Colaboración: Juan Carlos Cárdenas, médico veterinario de la Universidad de Chile, Director del Centro Ecoceanos

¡ Difunde y comparte esta información !

#AlabadoSeasChile

Twitter: @ceccchile

Facebook: https://www.facebook.com/ceccchile

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s