“El reemplazo de la flora silvestre por áreas forestadas con árboles, que generalmente son monocultivos, (…) puede afectar gravemente a una biodiversidad que no es albergada por las nuevas especies que se implantan .” (LS, 39)

alabado seas 22-09

Cuando pensamos en promover una perspectiva ecológica, una de las primeras ideas que se nos viene a la mente es la de plantar árboles para combatir los efectos del cambio climático. Sin embargo, no toda plantación de árboles realmente ayuda a este objetivo, es más, una de las industrias que más contribuye al deterioro de nuestros ecosistemas es la industria forestal que se basa en el monocultivo de especies exóticas de rápido crecimiento.

Desde el año  2004, se conmemora el 21 de septiembre como el Día internacional contra el monocultivo de árboles. Este día se estableció como una iniciativa de la “Red contra el Desierto” en Latinoamérica quienes se dieron cuenta de los graves problemas que las plantaciones forestales de monocultivo estaban ocasionando en nuestros países: ocupación de terrenos agrícolas y de bosque nativo; pérdida de biodiversidad, daño de suelos, desplazamientos de poblaciones indígenas y locales, agotamiento del agua, etc. Además de ser, como en el caso de Chile, una industria altamente subsidiada.

Al principio las reflexiones en torno a lo dañino de los monocultivos forestales se centraron en la gran afectación de la biodiversidad al competir por el agua, cambiar las condiciones del suelo, contaminación, etc. Sin embargo, al poco andar se descubrió que eso era sólo una parte del problema y que los efectos eran mucho más peligrosos para las comunidades circundantes. Un claro ejemplo de eso han sido los 2 grandes incendios forestales que hemos tenido en años  consecutivos en la ciudad de Valparaíso (rodeada de monocultivos de pinos y eucaliptus) que significaron la perdida de más de 2000 viviendas y de miles de damnificados.

Pero donde más claramente se revela esta realidad es en los territorios mapuches del sur de Chile. En ellos tenemos poblaciones cada vez más empobrecidas con gran presión de migración hacia las ciudades debido al cerco forestal. Este ha acordonado sus comunidades, secando sus pozos de agua y vertientes, convirtiendo sus tierras de cultivo en terrenos yermos, imposibilitando sus prácticas espirituales y culturales tradicionales ante la pérdida de yerbas y plantas medicinales usadas en sus ritos, además de ser ocupadas y contaminadas por compañías productoras de celulosa.  Su oposición a esta realidad es criminalizada, sus líderes acusados de terrorismo por un Estado que protege a estas grandes empresas, siendo ellas la punta de lanza del modelo exportador de recursos naturales que define la economía del país.

Los sucesivos gobiernos a partir del año 1974 han subsidiado y promovido el desarrollo de esta industria que ha generado grandes ganancias para las empresas y grandes pasivos ambientales para las poblaciones locales. Por ejemplo, entre los años  1993 y  2007 en la zona de la Araucanía 116.388 hectáreas pasaron de ser agrícolas a forestal con la consiguiente pérdida de producción agrícola de trigo, papas y cereales para el consumo local.   29.636Ha. dejaron de ser bosque nativo para ser suplantadas por monocultivos lo que significó pérdida de especies vegetales y animales autóctonas y suelos deteriorados. Esto ha hecho que en esta región de gran cantidad de lluvias, lagos y ríos, muchas poblaciones tengan que ser hoy abastecidas de agua por camiones ya que el vital elemento ya no llega a sus pozos.

Un dato significativo que nos entrega la Fundación Sol y que revela el alcance de la precariedad que genera esta industria, es que las regiones de Chile en donde se ha implantado el monocultivo forestal de forma intensiva como principal actividad económica,  son las que poseen los índices de pobreza más elevados: Araucanía (22.9%), Bío Bío (21,5%%), Los Ríos (17.5%), Valparaíso (16,9%), Maule[1].

Por tanto, informémonos y actuemos sobre este tipo de acciones que no sólo afectan al medio ambiente, sino que también a todas las comunidades intervenidas por los monocultivos y que en Chile han generado problemas sociopolíticos.

[1] Fuente: http://accionag.cl/noticias/pobreza-y-desigualdad-son-mas-fuertes-en-regiones-que-santiago/

¡ Difunde y comparte esta información !

#AlabadoSeasChile

Twitter: @ceccchile

Facebook: https://www.facebook.com/ceccchile

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s